Castaña y Asaí, frutos silvestres que contribuyen a la conservación de la Reserva Manuripi en la Amazonía boliviana | WWF

Castaña y Asaí, frutos silvestres que contribuyen a la conservación de la Reserva Manuripi en la Amazonía boliviana

Posted on
10 junio 2019


La Amazonía boliviana, hábitat de una innumerable diversidad de especies, cubre el 75% de extensión del territorio nacional. En este paisaje, en el departamento de Pando, se encuentra la Reserva Nacional de Vida Silvestre Amazónica Manuripi, creada en 1973 con los objetivos de proteger y conservar la zona más representativa de los bosques amazónicos del país y promover el aprovechamiento integral y sostenible de los recursos silvestres. Cuenta con una superficie de 747.000 hectáreas.

WWF Bolivia apoya los esfuerzos de conservación de la Reserva Manuripi, desde 2005, con el manejo y gestión de recursos no maderables como la castaña. Durante este tiempo, WWF desarrolló su experiencia en el fortalecimiento de capacidades y el aprovechamiento de recursos promoviendo la sostenibilidad social-ambiental y económica, trabajando con el SERNAP y con las comunidades que habitan la Reserva.

Hoy, esta experiencia ha permitido apoyar a las familias en el aprovechamiento de otros recursos no maderables como el Asaí. La palmera de Asaí (Euterpe precatoria), originaria de la Amazonía, mide entre 28 a 30 metros de altura y producen tres racimos de fruto en promedio. En la Reserva Manuripi, un estudio realizado por la Asociación Boliviana para Investigación y Conservación de Ecosistemas Andino Amazónicos (ACEAA) estimó en 5 comunidades de la Reserva, lo que representa el 10% del Área Protegida, un potencial productivo entre 26.000 y 48.000 toneladas de frutos disponibles por año.  

En 2016, WWF inició el programa de aprovechamiento de Asaí en estas 5 comunidades de la Reserva Manuripi, con la generación de capacidades de cosecha del fruto. Se seleccionó la técnica de cosecha para trepar las imponentes palmeras, para dar sostenibilidad a la actividad precautelando la conservación de la especie. Al mismo tiempo, se definieron las bases y características de una planta piloto para la producción de pulpa de Asaí, que se instaló a inicios del 2017, cuyo objetivo era dinamizar la actividad de cosecha asegurando la posibilidad de transformación en pulpa congelada.

En 2017 un grupo de mujeres se capacitó en el procesamiento del fruto, con la instalación de una planta piloto de capacitación, que fue fortalecida por el SERNAP durante el 2018. Esta planta actualmente, tiene la capacidad de procesar una tonelada de pulpa al día y es considerada una referencia entre las iniciativas comunitarias por su rápido crecimiento.

El siguiente paso es concretar un modelo de operación donde la participación de socios estratégicos faciliten la comercialización. A la fecha, se cuenta con una alianza estratégica con una empresa privada para asegurar la compra del Asaí y su inserción en el mercado. Para esta gestión, se estima cosechar al menos 120 toneladas de fruto al año de las cuales, se logra procesar 60 toneladas de pulpa.

Actualmente el trabajo esta orientado en consolidar el fortalecimiento organizacional y los modelos de negocio que puedan generar la sostenibilidad del aprovechamiento y al flujo económico que requiere la actividad.