Especies amenazadas en Bolivia | WWF

Especies amenazadas en Bolivia



Por su importancia en el rol que cumplen dentro de los ecosistemas de nuestras áreas prioritarias de trabajo y al encontrarse bajo amenaza, hemos identificado diferentes especies con la finalidad de lograr la conservación de sus poblaciones y hábitats.


Grandes bagres (Siluriformes)

Su morfología, reproducción, alimentación y adaptaciones migratorias están relacionadas con procesos físicos y con la heterogeneidad de sus hábitats. Además, son generadores y transformadores de energía en el sistema que habitan.
 
Se encuentran en una situación vulnerable por ser especies migratorias de largas distancias. Los bagres son especialmente sensibles de sufrir impactos negativos por la construcción de infraestructura en los ecosistemas acuáticos.
 

Oso de anteojos o jucumari (Tremarctos ornatus)

Es el carnívoro más grande de los Andes Tropicales. Su situación es vulnerable por su sensibilidad a efectos de la destrucción de su hábitat, construcción de caminos, agricultura, explotación petrolera y la caza indiscriminada.
 

Jaguar (Panthera onca)

Identificado como el más grande de América y el mayor depredador en las zonas donde habita, es considerado un controlador natural que mantiene el equilibrio en los ecosistemas. Su existencia está siendo amenazada debido a la presión de la caza, la pérdida de hábitat por la deforestación, fragmentación de hábitats y la expansión de la frontera agrícola.
 

Paraba barba azul (Ara glaucogularis)

Especie de la Amazonia boliviana endémica y en alto riesgo en su conservación tanto por su baja diversidad genética como por las alteraciones del hábitat.

Además, el Tatú carreta o Pejichi (Priodontes maximus), Borochi (Chrysosyon brachyurus), y el Oso hormiguero (Myrmecophaga trydactila) son especies esenciales ya que sus hábitos garantizan la continuidad de los procesos ecológicos de los ambientes donde viven.

Asimismo, la Tortuga de agua tracayá, Tataruga y la Londra son muy representativas porque resultan indicadores del buen estado de conservación de los ecosistemas acuáticos.