Pedalea por el Planeta | WWF

Los vehículos motorizados son los principales emisores de gases que incrementan la termperatura global; pero cuando elegimos un medio de transporte sostenible como la bicicleta, reducimos nuestra huella ecológica.

La bicicleta es la respuesta a un gran problema. Es económica, saludable para la gente porque mejora su resistencia cardiaca; responsable con la naturaleza, pues  se moviliza sin emitir gases contaminantes; y lo más importante es que es una herramienta para enfrentar el cambio climático. Por eso y mucho más, ¡Pedalea por el Planeta! 

Esta campaña se suma a las iniciativas para promover acciones climáticas más allá de los 60 minutos de la Hora Del Planeta.


 

Lo bueno es que es tan sencillo como empezar a rodar para creer que es posible desplazarse de manera sostenible. A continuación te damos varias razones para dejar las excusas de lado y empezar a pedalear por el planeta.

1. “La bicicleta es para deportistas”: En realidad es adaptable, el recorrido y la experiencia  de cada uno es totalmente personal. Cada quien decide la intensidad, la velocidad y la ruta para llegar a su destino. Así que si estás empezando, poco a poco puedes unirte a la movida sostenible.
 
2. “La bici es solo para jóvenes”: Desplazarse en bicicleta es un ejercicio saludable que cada vez beneficia a más personas, además el cambio climático no distingue edad, todos podemos contribuir en la reducción de emisiones contaminantes desde variedad de acciones.

3. “La bici es para los fines de semana”: La bicicleta ofrece diversión, y mejor aun cuando se usa como medio de transporte cotidiano. Para iniciar, es ideal en recorridos cortos; y en ciertas ciudades se puede combinar con transporte público o caminata.  

4. “La mujeres no deben ir en bicicleta”: El planeta nos necesita a todos. En distintas ciudades están apareciendo colectivos que lo demuestran, con propuestas de inclusión social que tienen como herramienta central a la bicicleta para demostrar que juntos es posible frenar el cambio climático.  

6. “Hace mucho calor como para pedalear”: La temperatura ha llegado a su límite, pero es más agradable ir prácticamente libre sintiendo la brisa, que encerrado en un vehículo. Aun así, puedes agendar tus recorridos en las primeras horas de la mañana y en las últimas de la tarde cuando la temperatura es más baja.

5. “Las bicis son demasiado caras”: Hay todo tipo de marcas y precios; pero te recomendamos comprar de segunda mano o desempolvar una que haya sido abandonada. Con buen mantenimiento y las ganas de rodar, podrás sumarte a este movimiento que actúa por el clima.
 

Prepárate para rodar

Bici-Experiencias