Agua dulce e hidroenergía para la vida | WWF

Agua dulce e hidroenergía para la vida



 rel=
© Omar Rocha
Actualmente existen más de 45.000 grandes represas en todo el mundo, que almacenan de tres a seis veces la cantidad de agua que se encuentra de forma natural en los ríos. La mayoría tienen un impacto relativamente positivo en su entorno local, debido a sus esfuerzos de diseño, ubicación, o de mitigación.
 
Sin embargo, algunas represas han generado impactos ambientales que contribuyen a la pérdida continua de la biodiversidad tanto en los ríos como en los ecosistemas locales. Algunos de los impactos son: la reducción o bloqueo del flujo de sedimentos, lo que dificulta la migración de peces; inundación de hábitats; o el aumento de la contaminación del agua.
 

Bolivia ante la demanda energética

La creciente demanda humana por energía ha dado lugar a la era de la construcción de represas, dejando a muchos de los ríos del mundo fragmentados por las hidroeléctricas. Estas infraestructuras se constituyen en barreras que aíslan la biodiversidad que habita estos ecosistemas acuáticos.
 
En Bolivia la producción del sector energético está principalmente constituida por gas natural (78%), petróleo (16%), biomasas (5%) e hidroenergía (2%). En este contexto, el gobierno prevé invertir al menos 2.000 millones de dólares en la instalación de plantas hidroeléctricas tanto en la Amazonia como en otras regiones del país.
 
Bolivia es uno de los países que demanda un desarrollo integral en armonía con la naturaleza.


Enfoque

Acciones para la mitigación de impactos ambientales con la inclusión de estudios técnicos - científicos

Aportamos en la identificación y sistematización de impactos ambientales de represas que ya se encuentran en funcionamiento en el mundo, de manera que los resultados de estos estudios guíen la toma de decisiones oportunas y se desarrollen acciones relevantes.
 

Programas de monitoreo de impactos

Apoyamos a las instituciones a identificar potenciales impactos socio-ambientales de las represas para establecer programas de monitoreo.