Hacia el fortalecimiento del sector forestal para prevenir la ilegalidad en Bolivia | WWF

Hacia el fortalecimiento del sector forestal para prevenir la ilegalidad en Bolivia

Posted on
22 diciembre 2020


En el marco de la Alianza por la Fauna Silvestre y los Bosques, proyecto financiado por la Unión Europea, WWF-Bolivia realizó la evaluación del estado actual del sector forestal en el país, a fin de diseñar las estrategias necesarias junto a distintos actores para fortalecer las capacidades de Autoridades nacionales, locales, organizaciones comunitarias y sociedad civil para la mejora de la aplicación de la ley orientada a reducir el tráfico ilícito de madera en la región Andes-Amazonía.

La evaluación ha identificado que, a pesar de los esfuerzos realizados, el tráfico ilegal de madera subsiste, independientemente de la normativa legal y técnica vigente.  Las limitaciones logísticas y de recursos humanos, sumado a la debilidad institucional cuyo rol es importante en los logros a mediano y largo plazo, son algunos factores que impiden avanzar hacia la lograr incrementar el porcentaje de legalidad de la madera en el país..
Entre los principales escenarios de ilegalidad que se dan, están el aprovechamiento ilegal de madera, el transporte ilegal de madera y productos maderables, el almacenamiento ilegal, la comercialización e industrialización ilegal, el desmonte y la quema no autorizados y el incumplimiento de los instrumentos de gestión: planificación, operación, seguimiento y autorizaciones menores, entre otros.

Los datos extraídos, además, han permitido determinar cuáles son las especies madereras más exportadas, que, a su vez, pueden estar en riesgo de ser traficadas ilegalmente. La Tipa, es la especie más requerida por la industria maderera para la exportación. Entre 2016 y 2019 se exportaron más de 6 millones de pies tablares (PT), haciendo alrededor de más de 800 contenedores (ABT). Otras especies de alta demanda son la Tarara Colorada (con 441.668 PT) y el Tajibo (con 131.740 PT).

La destrucción de los bosques mediante los desmontes no autorizados, quemas no controladas, incendios forestales y otros, está generando grandes pérdidas de ecosistemas en el país. Actualmente, Bolivia se encuentra en el 4to lugar de la lista de países con mayor pérdida de bosques tropicales en el mundo, en 2019 (WRI). Proteger los bosques de la ilegalidad es una prioridad ya que no sólo permite reducir los niveles de deforestación, sino que protege el hábitat de miles de especies en riesgo de ser traficadas ilegalmente.

Por ello es importante fortalecer el Sector Forestal. Desde el ámbito privado para mejorar la trazabilidad, desde el Estado mejorar los beneficios y participación de las comunidades en todos los eslabones de la cadena productiva y generar incentivos para el buen desempeño de las operaciones forestales. Desde el ámbito de la Sociedad Civil, a través del control social, que permita fortalecer la regulación, el control y fiscalización de la madera, además de plantear propuestas estructurales de reforma al régimen.