Entrega de la Licencia Ambiental para la operación de la planta piloto de procesamiento de asaí de la comunidad Villa Florida - Reserva Nacional de Vida Silvestre Amazónica Manuripi

Posted on
25 mayo 2021


Cobija 24 de Mayo. - Después de un arduo trabajo técnico, se obtuvo la Licencia Ambiental que autoriza la operación de la planta de procesamiento de asaí, en el marco del cumplimiento de la normativa ambiental de nuestro país. Un verdadero logro que compromete a las autoridades a continuar las gestiones para que este tipo de emprendimientos puedan seguir avanzando y desarrollándose.

La Reserva Nacional de Vida Silvestre Amazónica Manuripi fue creada en 1973 (DS  11252 del 20/12/1973) y sus límites fueron redefinidos el 2000 (DS 25906 del 22/09/2000), quedando con una superficie de 747.000 ha. La Reserva cumple dos objetivos, por un lado, conservar los bosques más representativos del norte amazónico boliviano y, por otro lado, promover el aprovechamiento integral y sostenible de los recursos silvestres, en base a un manejo que garantice su productividad a largo plazo, mejore las condiciones de vida del poblador local y contribuya al desarrollo del departamento.

Estos dos grandes objetivos marcan la línea de trabajo de la Reserva Manuripi, referente en la producción de la castaña, donde se produce anualmente el 15% de lo que Bolivia exporta (10 mil toneladas aproximadamente). En este importante camino, se logró incluir un segundo producto estrella, el asaí, el cual requiere un proceso de transformación para obtener la pulpa.

Para desarrollar la cadena de valor del ASAÍ el SERNAP y WWF-Bolivia iniciaron su trabajo conjunto en el año 2016, inicialmente capacitando a la base recolectora, y posteriormente con la instalación de una planta de procesamiento de asaí a partir del 2017 este emprendimiento fue creciendo y tiene actualmente una capacidad instalada de 60 toneladas de pulpa, lo que demandaría al menos 180 toneladas de frutos, generando un ingreso económico alternativo y complementario al de la castaña para las familias que viven del bosque.

WWF-Bolivia y ACEAA-Conservación Amazónica, en el marco del proyecto BMZ, cuyo objetivo es fortalecer el Emprendimiento Económicos Comunitarios (EEC) al interior de la Reserva Manuripi, dieron el soporte técnico y financiero a la Comunidad Villa Florida y al SERNAP para la obtención de este importante instrumento de gestión ambiental.

La licencia ambiental obtenida, aprueba los criterios técnicos para mitigar los posibles impactos ambientales que pueda producir una Actividad Obra o Proyecto (AOP), con una mayor importancia si la actividad está dentro de un área protegida, cumpliendo de esta manera con la normativa ambiental nacional, siendo referente a nivel nacional como el primer emprendimiento de procesamiento de ASAI que cuenta con licencia ambiental en el Norte Amazónico.

El futuro del asaí es promisorio, es tiempo para cimentar procesos y fortalecer políticas que apoyen su desarrollo y crecimiento, las bases recolectoras y los marcos normativos que serán el sostén de la cadena de valor, dando competitividad a una producción de calidad y que cumple con buenas prácticas de manufactura, mejorando las condiciones de vida y contribuyendo al desarrollo regional, promoviendo las economías locales y la conservación inclusiva” aseguró Samuel Sangüeza Pardo, Representante de País de WWF-Bolivia.

La castaña y el asaí en tiempos de COVID son un claro ejemplo de una oportunidad económica y de seguridad alimentaria para las comunidades locales, que ven en el consumo de estos productos, una alternativa de mejorar su salud para superar la Pandemia. La castaña y el asaí, por sus propiedades nutricionales, están catalogados entre los 10 mejores alimentos del mundo, recomendados en la dieta para superar los efectos del COVID y prevenir el contagio manteniendo las defensas altas.

En el marco de la reactivación económica, el asaí es un fruto estratégico, el emprendimiento de Villa Florida genera al menos 100 empleos directos (80 recolectores y 20 transformadores), pero muchos más son beneficiados con el impacto indirecto y la dinamización de la economía local.

Aún hay mucho por experimentar e innovar, una cadena que recién está especializando actores y que tiene mucho futuro, aún hay varios desafíos por superar y muchos aprendizajes que transmitir.

#JuntosEsPosible